Blog

Big Data, sensorización de activos y Cloud Computing: la tecnología que necesitas

10/05/2018

Las nuevas tecnologías son un coctel de soluciones que, aunque por separado son innegablemente poderosas, juntas forman una amalgama difícil de batir que optimizará el flujo de operaciones industrial.

Los procesos industriales ven cómo se están redefiniendo muchos paradigmas. La causa hay que buscarla en las tecnologías que han irrumpido estos últimos años. Estas perfilan la tendencia actual en inversión en innovación de las organizaciones, que consideran la transformación digital una prioridad estratégica. Adaptarse garantizará la supervivencia en el sector.

Estamos a las puertas de la cuarta revolución industrial. Aunque podríamos hablar de muchas tecnologías emergentes, no hay duda que IoT es uno de los grandes protagonistas de la que ha dado en llamarse Industria 4.0. Se aúpa como el habilitador de la transformación digital de los negocios y procesos de las organizaciones.

Gartner señala que en 2020 existirán cerca de 20.400 millones de dispositivos conectados.

El nuevo modelo de negocio que define IoT impulsa un cambio en los sistemas productivos que ofrecen muchas ventajas al ecosistema industrial. Empezando por las posibilidades que aporta en cuanto a automatización, donde optimiza el rendimiento y mejora la productividad. Además está la conectividad: la posibilidad de enlazar los dispositivos industriales a la red posibilita la extracción de datos en tiempo real, además del control de forma remota.

No es de extrañar, por lo tanto, las expectativas que se barajan sobre el mercado del IoT Industrial: se espera que para 2022 alcance más de 195.000 millones de dólares.

En estrecha relación con esto último, la adopción de IoT se complementa a la perfección con Big Data y el Cloud computing, cruciales para tratar la ingente cantidad de datos que genera el sector industrial. Una simbiosis perfecta que ya está dando sus frutos.

El secreto está en lo que aporta la sensorización

La sensorización de activos mediante RFID, NFC, Beacons… facilita el análisis de aspectos industriales (mecánicos, logísticos…), naturales (factores ambientales, por ejemplo) o humanos (como de presencia, etc.). Su implementación facilita la automatización de operaciones y pone a disposición de los tomadores de decisiones toda la información necesaria (y en tiempo real) para actuar de la mejor forma.

Redunda por lo tanto en un ahorro de costes, mecanizando el trabajo más rutinario, y optimiza el uso de activos de la organización. Además de aportar ventajas relacionadas con la mejora de la trazabilidad, la seguridad, la eficiencia y la calidad.

A nivel industrial los tiempos de inactividad en maquinaria y activos se reducen al mínimo, elevando la disponibilidad de los sistemas. La alta conectividad de las máquinas habilita su monitorización, y el acceso constante a los datos que generan. Su tratamiento y análisis mediante Big Data y Cloud computing facilita tareas de prevención de errores, que a su vez implican ahorros en costes de mantenimiento, sin contar con una mayor eficiencia y disponibilidad.

Hay tantas posibilidades como parámetros a medir. Desde algo tan básico como saber dónde están localizados los activos, hasta evaluar si se están utilizando correctamente o cuál es su temperatura. Su potencial de acción de vastísimo.

La analítica avanzada predice y adelanta errores

Por su parte, el tratamiento de los datos recogidos mediante Big Data y Cloud Computing abre la posibilidad al desarrollo de análisis predictivos y prescriptivos.

La predictividad tiene aplicación a diversos ámbitos. Por ejemplo permite optimizar la cadena de producción (anticipando el flujo de suministros entre clientes y proveedores), algo posible mediante la sensorización de activos y el análisis de los datos recogidos mediante Big Data.

Los datos recabados por los sistemas de información ayudan a trazar estimaciones de cantidades de productos a adquirir para atender una demanda, así como de los plazos ligados a los procesos productivos. Todo ello termina conllevando un ahorro de costes ante posibles picos de trabajo o redimensión de la producción.

En cuanto al mantenimiento de maquinaria, la predictividad consigue minimizar el tiempo no productivo (NPT). Evalúa los datos obtenidos identificando patrones que revelen un fallo potencial para adelantarse al mismo y reaccionar en plazos mínimos.

La combinación de Big Data, sensorización de activos y Cloud computing ofrece pues toda la tecnología que se puede necesitar. Conectando dispositivos industriales a la red, extrayendo información en tiempo real y controlándolos a distancia, se consigue mejorar el flujo de operaciones. Un conjunto de tecnologías cuyo impacto será positivo en todas las áreas.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar