Blog

El nuevo papel del CIO en la Industria 4.0

02/04/2018

Un director de tecnología ya no se limita a implantación de soluciones. En el nuevo ecosistema empresarial el papel de los CIOs tiene un papel crucial en la apuesta por nuevas líneas de negocio.

Mucho se oye hablar de la Industria 4.0, un término que engloba varias disciplinas y actores. Su fin último es describir las capacidades digitales en todos los niveles del sector (proceso, producto y modelo de negocio) para perfilar lo que se conoce como la cuarta revolución industrial.

Hablamos de la fabricación informatizada, una interconexión total mediante IoT, y en definitiva de toda la tecnología a nuestro alcance con la que se hace posible agilizar y optimizar procesos y rendimiento.

La figura que debe liderar estos cambios en la empresa tiene nombre y apellido. Se trata del CIO o Chief Information Officer, el director de información. En él debe recaer la responsabilidad de bascular de forma eficiente hacia el modelo 4.0.

Tendiendo un puente entre el mundo físico y el digital

Con el tiempo el concepto Industria 4.0 ha ido abarcando más y más, completándose y adaptándose. Esta tendencia, que es en sí un reto, supone una oportunidad para mejorar y perseguir objetivos más ambiciosos. Sobre todo si se tiene en cuenta que la innovación y el desarrollo tienen un papel fundamental en el crecimiento de la actividad económica.

Las multinacionales fueron las primeras en seguir esta tendencia y las PyMEs han tomado buen ejemplo de que es el camino a seguir, mostrando mucho interés en el know-how que permita llevar a cabo el salto a cualquier entidad.

Los habilitadores digitales están en el centro de todas las miradas. Son aquellas tecnologías que posibilitan la transformación digital. Esto incluye las herramientas necesarias como IoT (Internet de las Cosas), Cloud Computing, Inteligencia Artificial, Big Data, Realidad Aumentada y Virtual, movilidad, etc.

Su correcta implementación logra establecer un puente entre el mundo físico y el digital, un nexo de comunicación que debe llevar al tratamiento y análisis de la información obtenida y que permita dar el salto de un modelo tradicional o analógico a uno inteligente.

Los datos generados deberán servir para consolidar la toma de decisiones, así como la identificación de puntos clave de mejora y oportunidades de negocio. Todo ello teniendo como premisa prevenir los posibles daños y las amenazas cibernéticas, aspectos siempre críticos que no hay que perder de vista.

Revelando cómo las nuevas tecnologías pueden beneficiar a la empresa

El CIO es quien debe gestionar y planificar los recursos de tecnologías de la información. Para lograrlo tiene la responsabilidad de conocer a fondo los mencionados habilitadores digitales, así como saber cómo (y cuándo) integrarlos.

Tal como revela un estudio del MIT (Is Your Company a Digital Leader or a Digital Laggard?), los CIOs de las empresas líderes invierten el 52% de su tiempo a la innovación.

Este profesional indispensable debe participar no solo en la puesta en marcha de los nuevos procesos sino en su planificación. Desde el primer instante.

Así, ayudará a cumplir uno de los preceptos que sobrevuelan todas estas iniciativas, que no es otro que digitalizar la empresa. No solo en la producción sino incluso en la conexión de la industria con sus clientes y proveedores.

Entre otras cosas, el reto al que se enfrenta un Chief Information Officer comprende aspectos como reducir costes de implementación, agilizar y automatizar procesos, ganar en eficiencia, obtener mayor producción en menos tiempo o garantizar la seguridad de la información. Pero alcanza muchos otros, cuyo fin es adaptar y reinventar el negocio para que pueda afrontar el futuro con garantías.

Un análisis efectuado por la consultora Gartner destaca que los CIO dan preferencia al valor para el negocio y los beneficios al apostar por la tecnología. También concluye que los CIO están adquiriendo un mayor control sobre la optimización de los costes de los negocios digitales.

Puede ya sea liderar o bien colaborar, como directivo que es, a sacar el máximo partido de las oportunidades que ofrece la tecnología. Pero siempre con un espíritu colaborativo para con el resto de directivos y estamentos corporativos, asumiendo el reparto de roles y funciones de cada uno. Tendrá que adaptarse siempre a las necesidades internas que variarán en cada caso, pero capitaneando siempre el apartado tecnológico.

Como experto en tecnología el CIO tiene por misión asumir un rol que facilite la transición en la implantación de la estrategia digital. Su perspectiva global, tanto de las necesidades empresariales como del sector tecnológico, le brinda una visión única a la hora de “adoptar y adaptar” los conceptos inherentes a la Industria 4.0. Por lo tanto le sitúa pues en el centro neurálgico de la creación de valor y sostenibilidad en las organizaciones, el core del ecosistema empresarial actual.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar